Comparte esto
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Cuando nos vamos de vacaciones, normalmente la casa queda cerrada o con algún cuidador que no se meterá en nuestra alacena a vigilar. Es por eso que cuando salgamos, debemos tener mucho cuidado con algunos alimentos y tomar ciertas precauciones para evitar encontrarnos con sorpresas cuando volvamos a la casa.

 

Checklist de vacaciones

 

1.- Asegúrate de que no existan alimentos abiertos en ella. Cualquier alimento que tengamos en nuestra despensa y que quede abierto o expuesto, tiene serio riesgo de alojar larvas cuando volvamos de vacaciones. Como nuestra despensa quedará cerrada, los rayos del sol no entrarán, lo cual puede eventualmente acumular humedad. Saca cualquier alimento abierto de la despensa o guárdalo en un recipiente duro.

 

2.- Elimina cualquier alimento que esté por vencer de la despensa. Muchos alimentos pueden podrirse o acumular hongos si quedan nuestra despensa, a pesar de que estén cerrados. Si pasa su fecha de expiración, trata de usarlos o consumirlos antes de irte de vacaciones. En este grupo quedan los productos elaborados como galletas, panes, dulces, cereales, leche líquida, etc.

 

3.- Llévate los alimentos que más puedas. Si vas a viajar a otra ciudad en automóvil, puedes llevar la mayor parte de las cosas de tu despensa para que las uses allá en tus vacaciones. Ahorrarás mucho dinero ya que no gastarás mucho en comida. Tienes que tener cuidado al llevarte cosas, portándolas en recipientes duros o coolers, para evitar derrames.

 

4.- Deja todo en el fondo de la alacena. Recuerda que como no estaremos, cualquier producto que quede dentro de ella, puede derramarse si es que hay algún temblor. Procura que exista suficiente espacio para que cuando vuelvas, no te lleves una sorpresa en tu piso.

 

 

 

5.- No dejes alimentos en el refrigerador. Cualquier alimento que necesite frío moderado, es propenso a podrirse si se queda largo tiempo. Elimina todo lo perecible que esté dentro de él.

 

6.- Evita olores molestos en el refrigerador. Como estará cerrado mucho tiempo, el aire no circulará en el refrigerador. Es un buen momento para dejar un frasco de bicarbonato abierto dentro o un limón con clavos de olor, que absorberán cualquier mal olor y dejarán todo fresco cuando vuelvas.

 

7.- Congela todo lo posible. El congelador también es un buen lugar para guardar cosas si es que no estás. Ahí pueden dejarse proteínas como carnes rojas y blancas, además de frutos secos que pueden conservarse por largo tiempo. Lo único que debes tener cuidado es que si existe un corte de luz, el refrigerador dejará de funcionar y el congelador no conservará el frío solo por algunos días. Asegúrate de que esté bien conectado y sellado, porque si se descongela, además de encontrar descompuestos los alimentos que guardamos así, también tendremos un desastre en el piso por el deshielo de la máquina.

 

8.- Si tienes algún cuidador que vaya a revisar tu casa, dile que también revise tu despensa de vez en cuando. Esto te servirá para solucionar temporalmente algún problema causado por incidentes externos de que mencionamos anteriormente, hasta que lleguemos.

 

9.- Cuando vuelvas, aprovecha de limpiar bien. Es un buen momento para limpiar con desinfectante cualquier lugar al que no hayamos podido acceder antes, para después poner alimentos nuevos con los consejos que te dimos anteriormente.

 

Aprovecha todos los consejos que te hemos dado para que tengas unas agradables vacaciones, sin problemas ni tener que preocuparte de tu despensa hasta que vuelvas a tu hogar.

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA