Comparte esto
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

 

 

Los principales beneficios del aceite de oliva son sus propiedades nutricionales.

 

Entre ellas destaca  la calidad de su contenido graso, compuesto principalmente por  ácido oleico, que se ha relacionado con una reducción del riesgo de enfermedades cardiacas. Además, el aceite de oliva contiene antioxidantes y otros nutrientes antiinflamatorios que podrían reducir los niveles de colesterol malo, combatir los radicales libres y prevenir el envejecimiento prematuro. El aceite de oliva contiene también algunos compuestos minoritarios pero muy importantes, como el ß-Caroteno  que es precursor del retinol o Vitamina A y la Clorofila.

 

La Luz es el principal enemigo de estos nutrientes del aceite de oliva.  En ausencia de luz, los ácidos grasos monoinsaturados, los carotenos y polifenoles mantienen sus beneficios y capacidades antioxidantes. Sin embargo, en presencia de luz natural o artificial, se comportan como prooxidantes. Esto quiere decir que aceleran la oxidación (degradación) del aceite, afectando no solo su capacidad nutricional sino también el sabor del mismo.  Este hecho explica el sabor anormalmente rancio que pueden tener algunos aceites.

 

Por ello se recomienda el uso de botellas oscuras para el aceite de oliva, o en su defecto guardar en un lugar oscuro, libre de luces directas.

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA