Preguntas Frecuentes

Si encuentras unos gusanitos pequeños en cereales, frutos secos, legumbres o incluso chocolate, se trata de la larva de una polilla. Su nombre es plodia interpunctella, más conocida como polilla de la harina, polilla de la fruta seca o palomilla bandeada. Es una polilla muy pequeña, que podemos encontrar en todos los hogares y bodegas del mundo, ya que se trata de un insecto cosmopolita, que se alimenta de los productos que tenemos en nuestras despensas.
Cuando encuentras una larva de polilla o la polilla misma dentro de un envase sellado, puede generar mucho revuelo, dado que en teoría no tiene como ingresar este bicho al interior del envase y lo primero que pensamos es que la contaminación viene de fábrica. Esta polilla pone sus huevos (hasta 400 por hembra) cerca de alimentos envasados, principalmente en bordes o rincones de muebles y envases. Una vez que se desarrolla el huevo, se transforma en larva y esta larva tiene la capacidad de perforar envases de plástico, cartón o papel para ingresar y alimentarse. Luego continúa su ciclo de desarrollo hasta transformarse en polilla.

El ciclo de desarrollo desde huevo a polilla dura aproximadamente 30 días en los meses de más calor. Por lo tanto encontrar gusanos en nuestros alimentos es un indicador de una contaminación relativamente reciente (menos de 30 días).

Si compraste tus alimentos hace menos de 30 días y están contaminados puedes dar aviso donde los compraste para que ajusten también sus propias medidas de control.
Lo primero es vaciar nuestra despensa y limpiar profundamente, aspirando todos los rincones de esta. Luego debemos revisar los alimentos y envases para detectar si hay otros alimentos comprometidos en la contaminación y así eliminar todos los productos involucrados.

Si no quieres perder tus alimentos, considerando que la contaminación no es tóxica, puedes lavarlos y limpiarlos meticulosamente, en ese caso recomendamos su uso inmediato, de lo contrario deberás secarlos para mantenerlos en óptimas condiciones. Otra alternativa es meterlos al congelador por 30 minutos, con esto eliminas huevos y todo tipo de restos que podrían haber quedado en tus alimentos.

Recomendamos evitar almacenar productos en bolsas de plástico o papel y traspasarlos a envases de vidrio o plástico duro.
Si nos dimos cuenta muy tarde que nuestros alimentos estaban contaminados, hay que conservar la calma, ya que se trata de un insecto que no es tóxico y no afecta la salud de las personas, sin embargo, si percibe alguna molestia y lo asocia a este evento, recomendamos visites a un médico para tu tranquilidad.
Si ves pequeñas polillas revoloteando por tu hogar, o ya has detectado larvas en tu despensa o alguno de tus alimentos están llenos de seda y aglomerados, debes aumentar las precauciones para mantener lejos de tus alimentos a estos indeseables invitados.

Lo primero es mantener la despensa o lugar donde almacenes tus alimentos siempre limpios, aspirando con mayor frecuencia hasta el último rincón de la despensa.

Es muy recomendable que guardes tus alimentos (arroz, legumbres, avena, frutos secos, harinas etc.) en recipientes de vidrio o plástico duro para evitar perforaciones en los envases plásticos o de cartón, lo que además sirve como decoración de tu despensa ya que se ve demasiado bien y ordenado!

Los insecticidas ambientales pueden ser útiles para eliminar insectos o mantenerlos alejados de tu hogar, los puedes usar siempre y cuando sean de tu agrado o hábito.
Lo cierto es que si pueden reproducirse durante todo el año, pero en épocas de calor y altas temperaturas es donde más podemos encontrarnos con estos bichitos, dado que son las condiciones óptimas para su reproducción. Es por esto que en verano aumenta explosivamente la aparición de larvas en las despensas.

Debes considerar que en esta época el ciclo de huevo a polilla es de solo 30 días.
Una larva no puede perforar un envase de vidrio, sin embargo, si seguimos detectando larvas en nuestros recipientes se debe a dos posibles causas: o lo hemos dejado mal sellado y eso permite el ingreso de las larvas o cuando vaciamos un alimento para su resguardo en frascos y este ya venía contaminado con huevos o larvas en pequeño estado de desarrollo. Los huevos son muy difíciles de percibir, es por esto que debemos ser muy meticulosos si encontramos contaminación en nuestra despensa y siempre asegurarnos que estén completamente limpios antes de vaciarlos a otro recipiente.
No, aunque podamos confundirlas, la polilla de la harina (que es la que podríamos encontrar en nuestras despensas) es mucho más pequeña (hasta 2cm con sus alas extendidas) y tiene una particularidad en el color de sus alas, ya que tiene dos tonos que permiten identificarla fácilmente, mientras que las polillas que se acercan a la luz, son más grandes y gordas, además que estas se alimentan principalmente de hojas en los jardines o parques.

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA