El aceite vegetal es un producto fundamental en nuestra dieta. Proporciona nutrientes esenciales para el organismo, además de resaltar propiedades sensoriales de las comidas, como el sabor, textura y cuerpo. 

 

A diario lo usamos en la cocina para freír alimentos, aliñar y aderezar ensaladas, preparar salsas, dulces, etcétera. Uno de los aceites más utilizados es el de oliva. 

 

También puedes leer: ¿Cuál es el mejor aceite para cocinar? 

 

Pese a sus propiedades, el aceite es una grasa muy sensible al ambiente, por lo que tiende a oxidarse con facilidad. Por eso, es muy importante conservarlo correctamente. 

Aceite vegetal y de oliva: ¿cuál es la relación?

El vegetal es una grasa extraída de frutos o semillas, utilizada principalmente como alimento. Uno de sus tipos más conocidos es el aceite de oliva, famoso por sus numerosas propiedades para la salud humana. 

Otros tipos de aceite vegetal

  1. Girasol

  2. Soja

  3. Maíz 

  4. Canola 

¿En qué se diferencia el aceite de oliva de otros aceites?

La divergencia radica en la proveniencia y proceso de extracción. La mayoría de los aceites vegetales vienen de semillas, y son alterados durante su proceso de refinación, lo cual les quita muchas de sus propiedades. 

El aceite de oliva, en cambio, tiene su origen en el olivo y conserva más sus cualidades nutricionales. Debido a esta composición, resiste mucho mejor las altas temperaturas, conservando así sus nutrientes por mayor tiempo.   

Algunos beneficios del aceite de oliva 

  1. Ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares 

  2. Contribuye a mejorar el metabolismo

  3. Protege del estrés oxidativo

  4. Aumenta la longevidad

Consejos para conservar el aceite de oliva

Los aceites son grasas muy sensibles al ambiente, así que pueden perder sus propiedades con facilidad. Por lo mismo, es muy importante almacenarlos correctamente para prolongar su vida útil. 

1. Revisar fecha de vencimiento 

La caducidad va a depender del tipo de aceite, porque es muy importante chequear las etiquetas. 

2. Mantener lejos de olores fuertes

Es lo mejor para alargar su vida útil, ya que tienen facilidad para absorber aromas intensos. 

3. Guardar en envases oscuros y herméticos 

La sugerencia es optar por el vidrio, ya que así se evita que penetren los tres grandes enemigos del aceite: el aire, la luz y la humedad. 

4. Conservar a temperatura constante

Aunque el aceite de oliva resiste mejor el calor, en general, hay que evitar exponer el aceite a temperaturas extremas, ya que facilita su oxidación y, en consecuencia, la pérdida de propiedades. 

 

También puedes leer: ¿Por qué el aceite de oliva debe estar en botellas oscuras? 

5. Usar aceiteras para consumo diario

Es muy útil para evitar que grandes cantidades de aceite se estropeen por la luz, aire o temperatura. Cabe destacar que estos recipientes deben estar muy limpios para impedir  que se contaminen con restos antiguos. 

 

Ya conoces cómo conservar el aceite de oliva en tu despensa. ¿Tienes dudas sobre cómo cuidar otros alimentos? Te invitamos a revisar nuestro blog o escribirnos

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA