Los alimentos perecederos son aquellos que por sus características y composición física son susceptibles de caducar o deteriorarse rápidamente y perder sus propiedades originales por factores externos como humedad, temperatura, o presión atmosférica.

Es importante que todo el mundo conozca esta información para evitar enfermedades derivadas de la mala manipulación, contaminación cruzada o mal almacenamiento de los alimentos. Te invitamos a seguir leyendo nuestro artículo para conocer más cómo conservar de forma correcta los productos perecederos.

¿Qué son los alimentos perecederos?

Los alimentos están compuestos básicamente por distintas proporciones de agua, proteínas, grasas e hidratos de carbono. Cuando un alimento está en contacto con la atmósfera pueden aparecer problemas de base química como reacciones de oxidación, reacciones enzimáticas, que pueden provocar una degradación de las propiedades físicas y comerciales del alimento hasta el deterioro total del mismo.

Los alimentos perecibles juegan un papel determinante las bacterias y los hongos que están entre los microorganismos capaces de destruir estos alimentos. Los alimentos frescos contienen enzimas que favorecen la degradación y que alteran su textura y sabor.

Te interesaría leer: ¿Refrigerador o despensa? Alternativas y métodos de conservación de alimentos

¿Cuáles son los alimentos perecederos?

Alimentos derivados de animales, como las carnes o lácteos son algunos de los principales productos perecederos. A continuación, veremos cada uno de ellos:

  • Carnes frescas
  • Lácteos
  • Huevos
  • Frutas y vegetales
  • Alimentos que han sido cocinados
  • Pescados y mariscos
  • Alimentos perecederos que ya se hayan destapado o sacado de su envase original
  • Postres y repostería
  • Embutidos
  • Mantequillas

Diferencias con los alimentos no perecederos

La principal diferencia entre alimentos perecederos y los no perecederos, es que estos últimos se conservan mucho más tiempo que los primeros. Es decir, tienen una descomposición mucho más rápida. 

Estos productos y alimentos se caracterizan por su frescura, pero tienden a deteriorarse un poco antes de tiempo dado a condiciones de temperatura, humedad y presión.

¿Cómo almacenar adecuadamente los productos perecederos?

Hay diferentes maneras de evitar que los alimentos se dañen. Conservarlos pudiera ser un desafío si no se manipulan y almacenan adecuadamente en las mejores condiciones, seguras e higiénicas:

  • Refrigeración o congelación: Los alimentos perecederos necesitan ser refrigerados a 5º C o menos, o congelados a -18° C o menos para retardar o detener el crecimiento de bacterias, que ocurre rápidamente en alimentos como carne, aves, mariscos y productos lácteos cuando no se almacenan adecuadamente.

Las mercancías enlatadas o selladas al vacío que incluyen carne o productos lácteos, una vez abiertas, se debe considerarlas perecederas y guardarlas en el refrigerador o en el congelador.

  • Envase adecuado: Un envase correcto ayuda a reducir estos problemas, pero no los puede evitar completamente. Esto hace necesario fijar una fecha de caducidad para cada producto que dependerá de la naturaleza del mismo así como de las condiciones de envasado y de las de su almacenado.

El adecuado almacenamiento es fundamental para reducir las posibilidades de contaminación y crecimiento de microorganismos que puedan alterar el producto y, por lo tanto, tu seguridad y la de tu familia.

Te recomendamos leer: E-book: La guía de conservación de alimentos

Cuido Mi Despensa te ayuda a preservar tus alimentos

Ahora que sabes cómo almacenar productos perecederos de forma correcta, te sugerimos seguir estos sencillos pasos para conservar y evitar desperdiciar alimentos. En nuestro blog tenemos los mejores consejos que te ayudarán a proteger cocina y tus alimentos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA