Bacillus cereus es un agente causal frecuente de intoxicación alimentaria, es una toxina muy resistente a altas temperaturas. Esta bacteria puede causar envenenamiento alimentario y ocasionar grandes daños a nuestro organismo. 

Te invitamos a continuar leyendo nuestro artículo para que te mantengas informado sobre esta letal bacteria que puede producir una intoxicación alimentaria si no manipulas tus productos y alimentos de la forma correcta.

¿Qué es bacillus cereus?

Bacillus cereus es un microorganismo resistente a los procesos de cocción o pasteurización de los alimentos. Se encuentra en el ambiente de forma habitual y tiene el potencial de contaminar fácilmente los alimentos por prácticas de manufactura deficientes, lo cual puede desencadenar enfermedades transmitidas por alimentos a las personas.

El envenenamiento alimentario se define como cualquier enfermedad de naturaleza tóxica o infecciosa causada por el consumo de alimentos o líquidos. El término es habitualmente usado para describir la enfermedad, usualmente vómitos o diarreas causadas por bacterias, virus o otros parásitos.

bacillus cereus

Te gustaría leer: ¿Refrigerador o despensa? Alternativas y métodos de conservación de alimentos

¿Por qué aparece esta bacteria en los alimentos?

Bacillus cereus tiene la capacidad de producir esporas, un estado que le permite sobrevivir los procesos habituales de inactivación de patógenos, como la pasteurización, la cocción, la deshidratación o las bajas temperaturas. 

Esto puede provocar contaminaciones en el producto después del procesado y también la contaminación del entorno de trabajo, ya que las esporas pueden adherirse fuertemente a las superficies de acero inoxidable y acumularse en los equipos o utensilios.

Estas esporas son resistentes a baja humedad, altas temperaturas, deshidratación, radiación y acidez. El Bacillus cereus es un habitante habitual saprófito, es decir, se alimenta de materia orgánica muerta o en descomposición que puede encontrarse en el suelo, agua, vegetación y aire, que es de interés en salud pública por ser considerado un patógeno oportunista productor de toxi-infecciones alimentaria. 

Alimentos de mayor riesgo de contaminación con Bacillus cereus

Las concentraciones de esta bacteria presentes de forma natural en los alimentos son bajas para producir intoxicaciones alimentarias. Sin embargo, el peligro para la seguridad alimentaria puede surgir de una inadecuada conservación de los alimentos.

Si los alimentos se encuentran fuera de un rango de temperaturas adecuadas y durante un exceso de tiempo, pueden potenciar la multiplicación de la bacteria hasta niveles infectivos y la acumulación de las toxinas en los alimentos. 

Entre los alimentos más propensos a contaminarse con bacillus cereus tenemos:

  • Alimentos preparados listos para su consumo 
  • Alimentos elaborados con carnes, pescados, vegetales, arroz, pasta (albóndigas, estofados, ensaladas, entre otros)
  • Cremas, sopas, leche y derivados lácteos
  • Alimentos infantiles
  • Arroz
  • Verduras y vegetales crudos o cocidos
  • Leche en polvo y cereales
  • Especias

Muchos de los brotes de envenenamiento alimentario por bacillus cereus se producen en el hogar por la inadecuada conservación de los alimentos. Si se mantienen los alimentos cocinados a temperatura ambiente durante largo tiempo, las esporas germinan y se multiplican llevando a niveles altos de la bacteria en los alimentos.

Recomendaciones para conservar alimentos 

Los alimentos son un móvil de transmisión de enfermedades generadas por agentes biológicos, debido a que pueden contaminarse con el aire, agua, suelo, animales, utensilios, el hombre, durante la producción primaria, elaboración, transporte, almacenamiento, y distribución. 

La contaminación de los alimentos por Bacillus cereus y toxinas involucra temperaturas de cocción inadecuadas, equipos contaminados, higiene deficiente en el sitio de elaboración y conservación de alimentos antes de su consumo.

Te recomendamos usar estas medidas para minimizar los riesgos de contaminación por Bacillus cereus:

1. Usar abundante agua para lavar alimentos

Lavar bien con agua corriente las frutas y hortalizas que vayan a consumirse crudas. No olvides lavarte las manos correctamente antes de cocinar y después de manipular alimentos crudos

2. Mantener los alimentos a temperaturas seguras

Refrigerar los alimentos a temperaturas inferiores a 6°C para limitar el crecimiento potencial de B. cereus en alimentos susceptibles a la contaminación por dicha bacteria.

3. Limpieza de utensilios

Lavar y desinfectar los equipos, utensilios y espacio de trabajo de forma periódica y minuciosa con agua caliente y detergentes específicos, antes y después de utilizarlos. El objetivo de una limpieza profunda es necesario para disminuir el riesgo de contaminación

4. Separar alimentos crudos y cocinados para evitar la contaminación cruzada

Procura separar los alimentos crudos de los alimentos cocidos o cocinados. No dejes que entren en contacto estos alimentos y asegúrate de que la sangre de la carne roja no toque ningún otro alimento.

5. La temperatura es un factor clave

Al momento de cocinar completamente los alimentos, debes hacerlo a una temperatura sobre los 70ºC  y mantenerlos calientes hasta su consumo.

6. Refrigerar las sobras

Refrigerar los platos calientes o sobras, que no se consuman inmediatamente. Se recomienda guardar a temperaturas aproximadas de 4 a 5 ºC.

Cuido Mi Despensa te enseña a proteger tus espacios

Te brindamos las mejores recomendaciones para evitar que bacterias y otras plagas contaminen tus alimentos y así puedas disfrutar de tus productos por mucho más tiempo sin afectar tu salud y la de tus seres queridos. Para más consejos sobre conservación de alimentos, te invitamos a seguir leyendo nuestro blog.

Te recomendamos leer: Principales cuidados para tu despensa de cocina

bacillus cereus

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA