Las hormigas son una de las plagas más molestas en las épocas de calor. Aparecen apenas el invierno sale de nuestro ambiente para empezar a recolectar comida, como lo trabajadoras que son.

 

Lamentablemente, por el instinto de recolectar comida, suelen arruinar muchas veces nuestros alimentos, ya que se sienten atraídos por estos, especialmente los dulces.

 

Por lo mismo, en Cuido Mi Despensa queremos ayudarte a combatirlas, sin tener que recurrir a elementos químicos que podrían ser nocivos y crearnos más problemas que los que tenemos.

 

1.- No dejes alimentos expuestos

 

Ningún alimento debe quedar expuesto a las hormigas, ya que en el ambiente, bastarán solo unos minutos para que aparezcan a recolectar.

 

Por lo mismo, tapa herméticamente con frascos de vidrio o plástico puro cualquier alimento riesgoso, como el azucarero, las mermeladas, los platos preparados, el pan, los dulces, entre otras cosas.

 

Tal vez incluso notes hormigas dentro de los alimentos, si los dejas expuestos. Por ejemplo, cuando se meten en el azucarero, puede que no salgan y mueran entre medio de los granos, ahogadas.

 

Las hormigas no se sienten atraídas por frutas y verduras en su estado natural, por lo que estas no representan realmente un riesgo para tu despensa y cocina.

 

2.- Limpia bien todos los lugares de tu cocina, comedor y despensa.

 

La limpieza es vital para espantar esta plaga, ya que cualquier resto de comida puede ser fuente de ellas.

 

Muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de los restos de alimentos que tiramos, como granos de azúcar o migas de pan. Si comes en tu comedor o cocina, asegúrate de no dejar restos y limpiar muy bien el lugar donde comiste.

 

3.- No uses insecticidas cerca de tus alimentos

 

Los insecticidas químicos pueden representar un riesgo a tu salud, por lo que nunca debes usarlos cerca de tu cocina, despensa o alimentos preparados.

 

Si quieres usar un insecticida, úsalo en lugares donde no prepares alimentos (por ejemplo, el baño), y ventila muy bien tras usarlo, ya que al respirarlo, puedes tener problemas de salud.

 

4.- Si encuentras hormigas, síguelas.

 

Una de las mejores formas de evitar la proliferación de hormigas, es seguir su patrón de comportamiento. Ellas, cuando se sienten espantadas o amenazadas, tratan de escapar y generalmente lo hacen por el mismo camino donde vinieron.

 

Este método te ayuda a descubrir de dónde vienen y así, localizar la fuente para neutralizarla.

 

Generalmente, aparecen por rendijas, ventanas, marcos de las puertas y hoyos en la pared. Si ves alguna, tapa el agujero para evitar la entrada de ellas.

 

5.- Chequea tus plantas decorativas

 

Muchas veces, las plantas decorativas pueden llegar a ser un problema, si es que no se cuidan bien, ya que pueden contener nidos de insectos dentro del macetero donde se encuentran.

 

Si se encuentra algún hormiguero dentro de estas, debe ser sacada inmediatamente al exterior.

 

No es necesario botar la planta, pero si la dejas en el jardín y la riegas frecuentemente, el hormiguero desaparecerá por el efecto del agua.

 

Cuido Mi Despensa te enseña a resguardar tus alimentos y tu hogar. Si quieres descubrir más consejos, haz clic aquí.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA