Los cortes de electricidad son problemas muy usuales en los hogares de Chile, por distintas razones que suelen ser fortuitas, como por ejemplo un choque en un poste de luz, una sobrecarga, un problema en la transmisión general o, en casos más extremos, temporales o temblores de intensidad moderada o fuerte.

 

Nuestros alimentos suelen ser muy sensibles a los cortes de luz, ya que todo el ambiente que tenemos en nuestro hogar se puede ver alterado. Por lo mismo, debemos estar preparados para protegerlos o conservarlos y para ello, debes seguir los siguientes pasos:

 

1.- Determinar el origen del corte de electricidad

 

El origen del corte de electricidad nos puede determinar cuánto tiempo nos puede llevar para solucionar el problema, ya que en el caso de que sea un problema de circuitos de nuestros hogares, suele ser reparado por algunas horas. En cambio, si se trata de un problema en la transmisión y que afecta a varios hogares vecinos, puede que la reposición tarde más tiempo.

 

2.- Verificar el estado el lugar donde guardas tus alimentos

 

En caso de cualquier corte de luz, es bueno chequear las habitaciones donde está tu despensa y el refrigerador, ya que existen artefactos eléctricos que se mantienen encendidos constantemente para mantener la temperatura, como lo son los extractores, ventiladores y estufas.

 

3.- Cerrar cualquier filtración que pueda hacer un cambio de temperatura

 

Los cambios de temperatura son muy dañinos para nuestros alimentos, porque estos son muy sensibles a generar microorganismos y bacterias. Con un corte de luz, lo mejor es que cerremos puertas y ventanas de la despensa, y no abrir el refrigerador hasta que vuelva la electricidad constantemente.

 

4.- Consumir o trasladar alimentos, en caso de un corte prolongado

 

Cuando los cortes son prolongados (por muchas horas o días), lo más probable es que nuestros alimentos que necesitan refrigeración o congelación, tienen serio riesgo de echarse a perder. Por esto, un refrigerador conservará bien sus alimentos hasta 4 horas. si es que no se abre la puerta de ellos. Posterior a eso, debemos trasladarlos a otro refrigerador con electricidad (en coolers para mantener la cadena de frío) o poner bolsas de hielo dentro para lograr enfriar el ambiente.

 

En el caso de los alimentos congelados, comenzarán un periodo de descongelamiento que se acelerará si se abre la puerta del refrigerador y entra la temperatura ambiente. Si un alimento no logra ser trasladado a la brevedad, debe ser consumido inmediatamente ya que recongelarlos solo hará que se aceleren su proceso de descomposición.

En el caso de los alimentos de tu despensa, no se verán tan dañados en caso de un corte prolongado, a menos que estén dentro de una habitación que necesite de algún aparato eléctrico para mantener su frescura, como es el caso de extractores.

 

Recuerda mantener tus alimentos secos en envases duros y herméticos. Así, la temperatura dentro de ellos se regulará y los cambios del ambiente externo los afectarán mucho menos.

 

No lo dudes más y sigue los consejos de Cuido Mi Despensa. Aquí descubrirás más datos para cuidar los alimentos de tu cocina y familia. ¡Conoce más aquí!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA