En el verano, cuidar las legumbres de la despensa es una tarea importante, ya que es la época donde suelen cosecharse para guardarlas para el invierno, pero a la vez estos meses son los más calurosos para su daño por el tiempo, el clima y la proliferación de plagas. Por lo mismo, es esencial cuidar de ellas desde un principio.

 

Las legumbres como los porotos, lentejas y garbanzos, son ideales para una dieta nutritiva, además de convertirse en un plato contundente para cualquier persona que quiera alimentarse sanamente. Sin embargo, que estos alimentos sean tan sensibles a los cambios de temperatura, humedad y propensos a la proliferación de insectos nos puede traer dolores de cabeza que podemos solucionar de manera fácil y rápida.

 

¿Cuales son los consejos más importantes para cuidar las legumbres?

 

Lo primero que debemos hacer es sacarlas de la luz solar. A pesar de que ellas son no perecibles en su estado seco, estar expuestas al sol puede hacer que pierdan brillo, sabor y vitaminas que harán que cualquiera de nuestros platos pierda los toques deliciosos.

 

Además, si bien las legumbres son un alimento que no se daña con el tiempo, al dejarlos por mucho tiempo sin comer, también las daña. Estas conservan un mínimo de humedad que van perdiendo en el tiempo, pero al no usarlas por largo tiempo, pierden minerales y sabor. No las dejes sin usar por más de 18 meses, ya que si no, te costará mucho el proceso de cocinarlas y saborearlas. Su frescura ya no estará tan buena como si la estuvieras comiendo apenas la compraras.

 

 

 

 

Anteriormente, tal como te lo recomendamos, no las dejes en las bolsas de plástico débil en las que las compras. Cámbialas a envases de vidrio firmes, que permitan una circulación mínima de aire, ya que también al ponerlas en estos recipientes, disminuirán mucho su proceso de deshumidificación. Te darás cuenta cuando las cocines del cambio que se produce en un envase.

 

Por un proceso natural, las legumbres y semillas tienden a absorber la humedad del ambiente y los olores que se producen. Un envase firme de vidrio o plástico impide que esto pase, especialmente si nuestros alimentos se encuentran en lugares vulnerables a la humedad como la cocina. Busca un frasco donde dejarlas. No solo se convertirán en un buen alimento para usar, sino que también le darán un toque hogareño a cada cocina.

 

Con todos estos consejos, estarás listo para que tus legumbres permanezcan y duren mucho tiempo en tu despensa, con tal de que su sabor esté tan intacto como si fueran recién cosechadas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA