Seguramente has escuchado sobre el compostaje a menudo. Muchas personas están tomando acciones para disminuir los residuos y aprovechar todos los desechos que generamos a diario. Así, las cáscaras de frutas y verduras que usualmente botamos a la basura, pueden ser un excelente abono para nuestro jardín y huerto. 

¿Quieres saber cómo hacerlo? Aquí te contamos el paso a paso y los beneficios que tiene esta práctica en tu hogar. 

¿Qué es el compostaje?

El compostaje es la técnica por la cual se aprovechan los residuos orgánicos para transformarlos en compost. Las cáscaras de frutas, verduras y hortalizas, productos naturales en descomposición o desechos de la jardinería son utilizados para crear un fertilizante natural. Este sirve para nutrir y estimular el crecimiento de las plantas.

Nada se pierde, todo se transforma. Este es un proceso natural que se desarrolla en los bosques, cerros y todo lugar donde crezca vegetación. El compostaje es donde se descomponen los restos orgánicos producidos por animales y plantas acumulados en el suelo. Insectos y microorganismos son los encargados de ayudar en este proceso para que estos desechos se conviertan en nutrientes. 

El ser humano ha observado este ciclo y ha generado una práctica para replicarlo. Así, cada día más personas aprenden a realizar su propio compost en casa y huertos comunitarios. Esta iniciativa impacta de forma positiva en la disminución de desechos que terminarán en los rellenos sanitarios. Además, contribuye a mitigar el impacto del cambio climático, una realidad que nos afecta a todos. 

Te podría interesar: ¿Qué envases puedo reciclar para conservar mis alimentos?

Importancia del compostaje

Si quieres disminuir la basura y combatir el cambio climático, la técnica de compostaje te servirá para ese propósito. Según datos del Ministerio del Medio Ambiente, en Chile cada persona genera 1,25 kilos de basura diaria y se estima que el 50% son residuos orgánicos. 

Si bien estos desechos son naturales, al terminar en rellenos sanitarios contribuyen al calentamiento global. Al no estar en la tierra, no se pueden degradar de forma óptima. En consecuencia, la degradación anaeróbica de los restos orgánicos produce emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Por esto, no es lo mismo botar a la basura la cáscara de la zanahoria o las papas que depositarlas en una compostera. 

Crea tu compostera en casa

Aplicar el compostaje en casa es muy sencillo, solo requiere de compromiso y conocer bien qué elementos pueden ir al compost y cuáles no. Necesitarás pocos materiales para realizarlo en tu patio. Presta atención a los siguientes pasos para crear tu compostera:

  1. Puedes comprar un compostador, fabricar una caja con madera o utilizar algún recipiente amplio para usarlo como compostadora. También puedes crear un agujero en el suelo donde irás depositando tus desechos orgánicos.
  2. Ubica la compostera en una zona con ventilación y con sombra. 
  3. Pon tierra en la compostera y ve añadiendo día a día tus desechos orgánicos. Para que estos no se pudran, te recomendamos ir revolviendo el contenido, así permitirás la oxigenación para que los restos se transformen en nutrientes. Lo ideal es ir intercalando las capas de residuos entre productos húmedos y secos. 
  4. De vez en cuando riega el compostaje para mantener la humedad. Esto es muy importante para estimular la correcta degradación de los residuos. 
  5. Cuando veas que el compostaje tiene un color negro o café oscuro, una textura esponjosa y se deshace en las manos, es que está listo para ser utilizado como abono para tu jardín o huerto. 

Precauciones que debes tomar

Hay que estar atentos al color, olores e insectos que ronden la compostera. Pues estos son indicadores de que algo no está funcionando bien.

  1. Si notas que la tierra o desechos tienen una textura seca y color claro, significa que al compostaje le hace falta agua. 
  2. Si hay presencia de mal olor, significa que los residuos se están pudriendo. En este caso debes estimular la oxigenación revolviendo todos los rincones del contenedor. 
  3. En general son los malos olores los que atraen a los insectos. Si notas su presencia, repite el paso anterior de remover la mezcla del compost. 

¿Qué residuos puedo incluir en la compostera?

Todo material orgánico puede ir en el contenedor de compostaje. Puedes incluir las hojas o ramas secas de tu jardín, los restos de la poda de tus plantas y flores, césped, cáscaras de frutas y verduras, cáscaras de huevo (ojalá trituradas), cortes de pelo (no teñido), té en hoja, cabeza de pescados y fruta o verdura en etapa de descomposición (no agregues en grandes cantidades.

No debes incluir en el compostaje alimentos ya cocinados y restos de las ensaladas, ni elementos químicos o materiales no degradables. Estos no contribuirán al pleno desarrollo de tu compost, es más, lo echarán a perder. 

Te recomendamos leer: ¿Qué es la contaminación cruzada y cómo me puede afectar?

Reduce tus residuos con un compost casero

En Cuido Mi Despensa también nos preocupamos por generar acciones con impacto positivo en el medio ambiente, y mejor si podemos hacerlo desde casa. Disminuyendo tus residuos podrás reducir los Gases de Efecto Invernadero, además podrás fortalecer el crecimiento de tu huerto y jardín con abono natural. 
Sigue el contenido de nuestro blog, te sorprenderemos con más tips ecológicos, además de guiarte en la práctica de buenos hábitos de higiene en la cocina y la eliminación de plagas en tu despensa.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA