Mantener nuestro hogar limpio es una tarea diaria. Sin embargo, es clásico darnos cuenta de que cualquier rincón de nuestra casa está expuesta al polvo doméstico, y nuestra despensa no está ajena a ello. Muchas veces encontramos a nuestros alimentos cubiertos de algún tipo de suciedad sin saber de dónde proviene. Aquí te presentamos algunas fuentes.

 

1.- Harina:

 

En el sector de la despensa, la fuente más común de polvo es la harina. Esto se debe específicamente al poco cuidado que existe con el manejo de ella. Muchas veces encontramos que al tomar los paquetes, ya vienen cubiertos de harina y a la vez, al dejarla abierta, también se esparce este polvo por el aire.

 

2.- Tierra

 

La tierra de nuestros jardines y plantas también es fuente de polvo. Cualquier movimiento de aire o viento suele levantarla y aterrizar en nuestros muebles o alimentos si es que existe alguna ventana o puerta abierta. Es por esto que debemos cuidar mucho la ventilación de nuestra casa. Es inevitable que entre polvo, pero podemos hacer lo posible por disminuírla.

 

3.- Smog

 

El smog también es una fuente de polvo, muy común en las ciudades de Chile, que tienen una contaminación del aire bastante alta. Este se compone principalmente de los gases de autos, industrias y chimeneas domésticas. Por lo mismo, es bastante tóxico si se inhala seguido ya que se acumula en nuestros pulmones. En este sentido, no es recomendable ventilar nuestra casa cuando existan altos índices de smog en el lugar donde vivimos, ya que pueden contaminar el aire de nuestro hogar.

 

 

polvo doméstico

 

4.- Piel muerta

 

Existe un mito muy común que habla que buena parte del polvo de nuestro hogar proviene del cuerpo. Específicamente de restos de piel muerta que soltamos diariamente como un proceso natural de renovación. Sin embargo, esto es absolutamente descartado. Si bien la piel es parte del polvo que está dentro de nuestra casa, no quiere decir que sea la fuente de mayor tamaño que exista, ya que si lo fuera, no habría tanto polvo en lugares deshabitados.

 

5.- Ácaros.

 

La mayor parte del polvo de nuestra casa proviene de los ácaros, que son pequeños insectos (prácticamente invisibles a simple vista) que se alojan en todos los rincones de nuestra casa y nuestra ropa.

 

El polvo que viene de los ácaros proviene de los desechos de ellos. En otras palabras, de sus deposiciones. Esto es lo que provoca que muchas personas sean alérgicas al polvo, ya que muchos de sus componentes sean dañinos. Incluso más que otros como el smog y la tierra.

 

¿Afecta el polvo a los alimentos?

 

Si. No solo en el ámbito del sabor que se ve alterado por ello. No es raro que sintamos el sabor especial del polvo en nuestra lengua si comemos que está añejo o guardado durante mucho tiempo en un lugar sin ventilación.

 

Además, el polvo puede provocar problemas de salud. Esto va desde las personas que son asmáticas y a quienes sean alérgicas a los componentes del polvo doméstico. Por lo tanto, consumirlos nos puede traer más de un dolor de cabeza.

 

¿Cómo puedo evitar que se acumule polvo en los alimentos?

 

Evitar la acumulación de polvo es prácticamente imposible, ya que incluso nuestro mismo cuerpo, emite un poco de ello. Por lo tanto, debemos hacer lo posible por controlar cualquier fuente.

 

– Ventilar solo el tiempo que sea necesario. Es vital que ventilemos nuestro hogar, ya que si no lo hacemos, acumularemos humedad, además de que la poca circulación del aire, también acumulará polvo. Sin embargo, esto se debe hacer de manera controlada, ya que ventilar más del tiempo necesario también hará que entre mucho más contaminación que existe suspendida en el aire.

 

-Limpiar frecuentemente nuestros frascos y alimentos. Quitar el polvo que se acumula en nuestra despensa es fundamental, ya que como este se impregna en los elementos, si se acumula puede que pierda su sabor y además, se llegue a podrir o dañar.

 

-Evitar las filtraciones desde el exterior. Como el polvo del exterior también es tóxico, lo mejor es que sellemos puertas y ventanas para que no entre ningún contaminante cuando cerremos nuestras puertas. Esto también evita que se vaya el calor de nuestras habitaciones y tengamos que usar nuestros recursos para usar más la calefacción

 

Con todos estos datos, el polvo disminuirá bastante en tu hogar. Recuerda que si bien es inevitable que exista en nuestro hogar, podemos hacer que disminuya su acumulación durante el tiempo. Mantener tu casa y muebles limpios, es fundamental para nuestra salud.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA