Cuando ya empieza a irse el frío, es cuando tenemos una época decisiva para las plagas que invaden nuestra casa, ya que el calor hace que la mayoría de los insectos que estaban en larvas empiecen a aparecer y salir de sus capullos a buscar un nuevo hogar y alimento para sobrevivir. Por lo mismo, las polillas son la primera amenaza en esta temporada.

 

Tal como habíamos explicado antes, las polillas son insectos muy comunes en nuestro hogar, pero a la vez muy agresivos a lo que guardamos. Por lo mismo, las polillas ya empiezan a asomar y a buscar lugares donde poner más huevos y alimentos.

 

La más conocida en nuestra despensa es la polilla del arroz, que es la que aparece poniendo huevos en los cereales como el trigo, el arroz, la harina, entre otros alimentos. La otra polilla más frecuente es la polilla del algodón, que es la cual se oculta en nuestros muebles dentro de la oscuridad y empieza a alimentarse de las telas de nuestra ropa.

 

¿Cuál es la diferencia entre las dos polillas?

 

La principal diferencia entre las dos polillas, aparte de su alimento y el lugar donde se esconden, también es su tamaño. La polilla del algodón es mucho más grande que la polilla del arroz, por lo que si vemos a uno de estos insectos pequeños cerca de nuestra cocina, es probable que tengamos alimentos infectados en nuestro hogar.

 

Otra de las diferencias es que la polilla del arroz es la más visible, ya que suele gustar de la luz ultravioleta, por lo que generalmente la vemos chocando contra las ampolletas que están al interior.

 

La polilla de la ropa suele huir de la luz, por lo que es la más agresiva en lugares oscuros donde generalmente dejamos nuestra ropa, como el closet, los armarios y cajoneras.

 

Hay que tener cuidado con confundirla con las polillas de jardín, que tienen un comportamiento distinto. Estas suelen ser atraídas por los focos y lámparas, por lo que también las ubicamos por ser las que se cuelan por nuestras ventanas en los días de verano. Además, las vemos circundando los postes de luz, pero la diferencia es que ellas se alimentan de materia orgánica y sus larvas se depositan generalmente en las plantas.

 

¿Cómo puedo sacar a las polillas de mi hogar?

 

Lo importante es que estamos recién empezando la temporada de polillas, por lo que tenemos que estar atentos a cualquier movimiento extraño dentro de nuestro hogar para espantarlas y eliminarlas.

 

Una de las cosas fundamentales que podemos hacer es eliminar su fuente de alimento, como los cereales, harinas y elementos horneados de nuestra despensa. Una buena forma es ponerlas siempre en envases duros para que no se filtren los huevos ni puedan alimentarse.

 

En el caso de la polilla de la ropa, los olores fuertes como el limón o la clásica naftalina son clásicas para espantarlas. A diferencia de la polilla de los alimentos, esta suele ocultarse en lugares oscuros, por lo que eliminarlas con luz también es sencillo, ya que ellas no se sienten atraídas ni cómodas con los lugares iluminados.

 

¿Con qué puedo eliminarlas?

 

No es fácil eliminar una plaga de polillas, debido a la facilidad en que las larvas se pueden esconder en nuestra despensa. Por lo mismo, debemos estar atentos a cualquier movimiento extraño de insectos, que nos puede mostrar dónde específicamente están los huevos.

 

Si encontramos huevos o larvas en nuestros alimentos, una de las formas más eficaces es eliminar el elemento contaminado, aunque si no estamos en condiciones de hacerlo o no estamos 100% seguros de su contaminación, lo podemos dejar congelando un par de días en nuestro refrigerador, ya que los insectos no resisten el frío intenso.

 

Recomendamos no usar insecticidas en la despensa, ya que está el riesgo de contaminar cualquier alimento. Si usamos este elemento, hay que alejar los alimentos por un tiempo antes de volver a colocarlos en ese lugar.

 

Recuerda también siempre limpiar tus muebles y ventanas con paños desinfectantes que ayudan a limpiar cualquier larva o huevecillo que quede pegado en la madera de los muebles. Espera a que se seque cualquier químico y ventilar el lugar donde se hace el aseo antes de volver a poner cualquier alimento encima.

 

Con Cuido Mi Despensa tendrás los consejos más importantes para cuidar tus alimentos de cualquier peligro en el hogar. Para leer más datos, haz clic aquí.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA