Si alguna vez te preguntaste cómo manejar mejor la conservación de alimentos, este artículo es el indicado para ti. Una correcta conservación de los alimentos es fundamental para evitar su desperdicio a causa de la descomposición temprana.

 

Ya sea porque se nos olvida refrigerarlos o por dejar mucho tiempo afuera las comidas preparadas. Las equivocaciones implican un riesgo que siempre se debe tener en cuenta.

 

En estos casos, lo ideal es identificar algunas malas costumbres e intentar darles una buena solución es la manera de eliminar las posibilidades de sufrir intoxicaciones u otros inconvenientes que puedan afectar el organismo.

 

Errores que no debes cometer en la conservación de alimentos

 

1. No refrigerar los alimentos a tiempo

Se deben refrigerar los alimentos que no deben permanecer mucho tiempo a temperatura ambiente. Ya que no mantenerlos en las condiciones que se requieren puede facilitar la proliferación de bacterias y, por ende, después pueden resultar perjudiciales.

2. Tomar en cuenta solo el olor de las comidas

Una comida que presenta mal olor por supuesto tiene que ser desechada de inmediato. Sin embargo, el error que muchos cometen es pensar que porque no presentan un mal olor quiere decir que están en perfecto estado.

En este punto se debe tener en cuenta que la temperatura fría ayuda a evitar que los alimentos tengan olores desagradables, pero eso no quiere decir que sea totalmente seguro comerlos. Los restos de platos no deben ser almacenados más de una semana, y si contienen huevo o pescado tan sólo se pueden guardar dos o tres días, aproximadamente.

 

 

Te puede interesar: 6 alimentos presentes en una cocina saludable

 

 

  1. Refrigerar los huevos durante mucho tiempo

No hacerlo, porque estos deberían ser consumidos en un periodo de tiempo determinado y específico para que no pierdan su frescura. Conservarlos en el refrigerador está bien, pero no deberían permanecer allí más de tres semanas. Y en caso de estar cocidos, no deben ser almacenados más de una semana, bajo ninguna circunstancia.

4. Guardar las comidas crudas con las cocidas en un solo lugar

Por temas de tener disponible más espacio, muchas personas agrupan alimentos en el congelador del refrigerador. Sin embargo, si los crudos quedan cerca de los cocidos y tienen algún tipo de contacto, es posible que luego puedan ocasionar problemas de salud.

5. Guardar alimentos mucho tiempo en el horno

Muchas comidas parecen conservarse bien a temperatura ambiente cuando se dejan de un día para otro. El riesgo que existe con esta práctica es que los microorganismos aprovechan estas condiciones para multiplicarse de forma peligrosa, sobre todo durante el verano.

El problema es aún más grave si no hay algún tipo de protección  contra insectos. Lo que más conviene es guardarlos en la nevera, siempre dentro de un recipiente con tapa.

 

En Cuido Mi Despensa nos preocupamos por ofrecerte buenos consejos, y diferentes recomendaciones, para que puedas cuidar de tu salud y la de los tuyos. Aquí encontrarás más información de tu interés.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA