La limpieza y desinfección es esencial para mantener tu despensa ordenada y libre de gérmenes. Por eso, hay que realizarla correctamente. ¿Sabes cómo hacerlo? ¡No te preocupes! Aquí te mostramos cómo. 

Para diferenciar: limpieza y desinfección 

Aunque se les acostumbra a confundir, estos conceptos son distintos.

 

La limpieza es eliminar todo rastro de suciedad, comida o grasa, pues origina la proliferación de microorganismos nocivos para la salud. 

 

La desinfección, en tanto, se realiza después de limpiar, y se refiere a eliminar todos los gérmenes y bacterias de las superficies y objetos. 

¿Por qué es importante realizar ambos pasos?

Porque en conjunto permiten evitar la aparición y contagio de diversas enfermedades e infecciones. Es decir, son complementarios. Hacer solo limpieza o solo desinfección no tiene sentido, porque significa que el proceso de higiene está incompleto. Por algo uno se hace primero, y el otro después. Uno quita la mugre y el otro los gérmenes. 

Pasos para una correcta limpieza y desinfección de tu despensa 

1. Vacía 

Saca todo lo que hay en tu despensa: frascos, paquetes, papeles, etcétera. La idea es dejar despejado para comenzar con la limpieza. 

2. Bota lo inservible 

Fíjate si tienes alimentos en mal estado, fijándote en las etiquetas o en su apariencia. Esto último, si almacenaste algún paquete abierto, que se pudo haber echado a perder. 

3. Sigue las instrucciones de los productos de limpieza y desinfección

Es muy importante que lo hagas, para lograr resultados óptimos. Recuerda que cada producto tiene una forma de uso distinta. Algunos requieren diluirlos en cierta cantidad de agua,  dejarlos actuar por un tiempo determinado o simplemente no enjuagarlos. 

4. Limpia

Parte por la despensa, aplicando tu limpiador favorito por todos los rincones. Luego frota con el paño, ojalá mojado con agua caliente, para retirar todas la suciedad de las superficies.

Repite este paso con los recipientes de alimentos, independiente si son plásticos o de vidrio. Recuerda que si les queda polvo o restos de comida, pueden albergar bacterias. 

 

También puedes leer: ¿El polvo doméstico es dañino para mis alimentos?

5. Enjuaga

Pasa un trapo con agua por todos los rincones que limpiaste. Así evitarás que el mueble se contamine por arrastre. 

6. Desinfecta 

Pasa el desinfectante por toda tu despensa. No te olvides de seguir las instrucciones del envase. 

7. Seca

Usa un paño o papel secante para quitar todo rastro de humedad. Es importante que lo hagas, ya que si el mueble queda humedecido, puede dar origen a la aparición de gérmenes, como hongos. 

8. Ordena

Categoriza los alimentos por sección, por ejemplo, desayuno, almuerzo u once. También etiquetado los envases con su contenido y fecha de vencimiento. Y por último, guárdalos en su lugar correspondiente, ojalá que los que caducan primero los dejes visibles, para evitar que se descompongan y contaminen el resto de los alimentos. 

 

Te recomendamos: ¿Cómo puedo ordenar la despensa? Usa estos datos

9. Repite el proceso periódicamente

Idealmente, 1 vez al mes, para evitar que se acumule mucha suciedad o bacterias. Si no puedes, la próxima vez que limpies deberás redoblar el esfuerzo para que tu despensa quede totalmente higienizada. 

 

Ya sabes cómo limpiar y desinfectar correctamente tu despensa. Te invitamos a profundizar sobre la higiene de tu cocina, ingresando aquí. Siempre estamos actualizando nuestro almacén de contenidos. 

 

 

banner CTA mayo

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA