No hay nada más desagradable que comprar un alimento y encontrar que esté en mal estado, a pesar de ver a primera vista que está bueno. Sin embargo, existen muchas razones por las cuales pueden aparecer pequeños gusanos en nuestros alimentos sellados.

 

La pregunta fundamental es por qué aparecen estos elementos en nuestros alimentos si cuando los compré, se veían bien, pero existen varios factores que pueden afectar a lo que llevamos a nuestro hogar.

 

1.- Bolsas de plástico

 

Actualmente, para el empaque de los alimentos se está usando un plástico biodegradable y compostable, que es poco dañino al medioambiente. Sin embargo, por lo mismo este puede traer problemas ya que sus componentes suelen ser degradados por insectos o humedad, por lo que lo convierten en un material muy susceptible a la contaminación de larvas o gusanos.

 

Por lo mismo, lo más seguro es asegurarse cada vez que se compre un alimento, de que esté bien sellado y no tenga filtraciones. Si existe algún agujero, lo mejor es buscar otro empaque ya que existe la posibilidad de que esté contaminado desde la misma bodega.

 

Por otra parte, los gusanos pueden poner huevos en el plástico, así que lo recomendable es pasar el alimento sellado a un envase limpio y duro.

 

2.- Envases de cartón

 

Si se desecha el plástico biodegradable como envase, el cartón también puede servir de hogar para los insectos que son desagradables para nuestros alimentos.

 

Además, el cartón es muy susceptible a los cambios de temperatura y humedad, por lo que cualquier exposición al frío o al vapor, pueden provocar serios daños y perforaciones a lo que llevamos.

 

Lo mejor es también asegurarse de que el envase no figure con daños ni con pequeñas “arrugas” o manchas que pueden evidenciar humedad.

gusanos en alimentos

 

3.- Envases de madera

 

La madera es un elemento mucho más duro que el cartón y el plástico, pero a la vez, puede provocarnos mucho más problemas en nuestras casas si es que no está en buen estado.

 

De partida, la madera es hogar de muchos insectos que no solo pueden dañar los alimentos, sino también contagiar nuestros muebles, como es el caso de las termitas.

 

También podría traer plagas a nuestro hogar de ciertos insectos de jardín que podrían alojarse en cañerías o lugares húmedos, como las baratas y tijeretas.

 

Los envases de madera son muy peligrosos, dañan nuestros alimentos sin que nos demos cuenta, por lo que hay que evitarlos si es que no estamos seguros de comprar algo 100% sellado.

 

4.- Sobres de papel

 

El sobre de papel también es muy engañoso y voluble a nuestros insectos. Principalmente porque es el lugar donde ellos pueden incubar huevos sin que nos demos cuenta, debido a su color.

 

Este tipo de envases, al no tener seguridad, deben ser evitados. Lo mejor es no elegir alimentos que vengan empacados de esta manera.

 

Para todos estos casos, evitemos los envases que notemos débiles o que tengan filtraciones, ya que pueden alejar insectos aunque pensemos que estén bien sellados.

 

¡Revisa más datos de Cuido Mi Despensa aquí!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA