La plaga de polillas es de preocupación si no se erradica a tiempo. Las polillas son pequeños insectos voladores que en muchas ocasiones encontramos en el interior de nuestro hogar. Si bien, a parte de la población le asusta y existen una serie de mitos respecto a ellas, la verdad es que no son dañinas para la salud humana. Sin embargo, si no tenemos precaución, estas se pueden transformar en un gran problema en la conservación de alimentos, ropa y algunos bienes materiales.

En este artículo te explicamos cómo mantener tu hogar y alimentos libre de polillas para mantener la higiene de tu despensa. 

Las polillas son mariposas

Primero que todo, por si no lo sabías, las polillas son mariposas. Pertenecen al grupo de insectos llamados lepidópteros, que se caracterizan por ser holometábolos (que tienen su origen como larva y pupa) y casi siempre voladores. Estos son polinizadores, al igual que las abejas, cumpliendo un importante rol en la biodiversidad.

Entre los lepidópteros encontramos mariposas diurnas, aquellas que revolotean coloridamente por el jardín (las que reconocemos como mariposas), y también las nocturnas, que suelen tener colores más grisáceos y que popularmente conocemos como polillas.

Dado su aspecto y que suelen ingresar a nuestro hogar, la plaga de polillas se ha transformado en un problema, en especial para la conservación de alimentos, puesto que también cuando aún son larvas, pueden traspasar algunos empaques plásticos y de papel. 

Existen muchos tipos de polillas que podemos detectar en el interior de nuestro hogar. Por lo que mantener los espacios de la casa limpios es clave a la hora de evitar a estos insectos. 

Te recomendamos leer: Polillas en la despensa más comunes e invasivas

Resguardos para evitar la aparición de polillas en el hogar

Si detectas la aparición de una polilla o larva al interior del hogar no desesperes. Estos insectos no son tóxicos ni dañinos para la salud. Lo importante es poder controlar su aparición antes de que se conviertan en plaga y contaminen tu despensa.

Estas suelen aparecer entre los meses de octubre a marzo producto de las altas temperaturas. Por ello, durante este periodo debes tener un mayor cuidado respecto a los huéspedes inesperados que aparecen en nuestra cocina.

¿Cómo saco a las polillas de mi hogar?

Las polillas tienen hábitos nocturnos y se guían por la luz, entrando desde el atardecer por las ventanas y puertas de nuestro hogar, atraídas por la luz artificial. 

Ante esto, una de las primeras recomendaciones que te podemos ofrecer es que hacia el atardecer cierres las cortinas o bien las ventanas. De esta forma evitarás que ingresen a tu casa.

Dada su importancia en la polinización nocturna, te recomendamos no matarlas. Seguramente las verás cerca de las ampolletas y fuentes de luz, por lo que puedes apagar las luces en tu hogar y poner una linterna cerca de la ventana. De esta forma guiarás hacia el exterior a la polilla. 

¿Cómo detectar y eliminar la larva de la polilla?

Las larvas cumplen un importante papel en la degradación de materia orgánica en la naturaleza. Sin embargo, el problema es cuando este proceso lo realizan en los alimentos que tenemos almacenados. 

Pueden ingresar a través de bolsas plásticas o de papel. Por su tamaño y color, pueden mimetizarse con legumbres y cereales, por ello la primera recomendación es revisar los envases abiertos con atención. En caso de encontrar una larva, basta con lavar los alimentos. 

Te recomendamos leer: Larvas de polillas que pasan desapercibidas en tu despensa

Consideraciones de limpieza para evitar la plaga de polillas

Para la plaga de polillas  existen recomendaciones generales y sencillas que puedes aplicar en el cuidado de tu despensa. La clave es mantener lugares limpios, secos y almacenar de forma correcta los alimentos para evitar que estos intrusos creen su hogar en nuestra cocina. 

La prevención será siempre un gran aliado a la hora de combatir plagas.

Almacena tus alimentos en recipientes herméticos

Los taper o frascos de vidrio son una buena alternativa para guardar legumbres, cereales y pastas. Están diseñados para mantener tus alimentos libres de humedad y suciedad, evitando que las larvas y/o polillas se filtren en tu despensa. 

Limpia cada cierto tiempo tu despensa

Para mantener tu cocina aseada es necesario que de vez en cuando te dediques a limpiar profundamente los muebles. Mantener el aseo te ayudará a evitar que estos insectos se acerquen a tu cocina y, en el caso ya hayan llegado, podrás detectarlos a tiempo y actuar antes de tener una plaga de polillas.

Revisa que tus muebles no tengan “puertas de entradas”

Es importante revisar que tu despensa no tenga agujeros o que no se encuentre en una situación de mal estado que permita el ingreso de estos insectos en tus productos alimenticios. Si ves agujeros repararlos inmediatamente, no esperes a que llegue un visitante indeseado. 

Cuido mi Despensa está contigo

Sabemos lo complejo que es mantener tu cocina y despensa libre de plagas y suciedad, por ello en nuestro blog tenemos contenidos útiles para facilitarte la limpieza. ¡Léenos! Encontrarás diversas soluciones para combatir plagas o mantener tus alimentos frescos y bien cuidados. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA