Las termitas aladas pueden ser una amenaza para tu hogar. Si has detectado su presencia, debes exterminar la colonia a tiempo, de lo contrario, podrán afectar gravemente tus muebles e incluso, la estructura de tu vivienda. Contactar un exterminador profesional suele ser la mejor alternativa, pero antes puedes intentar algunos de estos consejos que te diremos a continuación para evitar su propagación mientras contactas con un exterminador de confianza.

4 consejos para evitar la propagación de termitas aladas

Lo primero que se debe tener claro es qué son las termitas aladas. Esta es una plaga, las cuales se conforman en una colonia y su principal función es crecer hasta la madurez, salir del nido y salir a reproducirse.

La amenaza radica en que una vez que estas salen del nido, a reproducirse con termitas de otro termitero, estas se esconden para iniciar su propio y nuevo termitero, propagándose de esta forma de manera rápida. Por esta razón, apenas sea detectada su presencia en casa hay que actuar rápido.

1. Capturarlas con una aspiradora

Si obstruyes la salida del nido, las termitas aladas buscarán otra manera de salir del termitero, por lo que esta no es una buena técnica para evitar su aparición. En este caso lo mejor que puedes hacer es atraparlas con un aspirador.

2. Colocación cebos y trampas

Coloca cebos y trampas rociando trozos de madera con ácido bórico y colocándolos en puntos específicos. Esta sustancia es dañina para ellas, si perciben la amenaza, lo dejarán, si no lo detectan, lo consumirán y dañaremos parte importante de la colonia.

3. Rocía la madera con sustancias nocivas para las termitas voladoras

Además del ácido bórico, el borato de sodio y el pentaclorofenol también son nocivas para las termitas. Aplícalas directamente sobre la madera y así afectarás su presencia en tu hogar. Vale destacar que este no es el método más efectivo, ya que al simplemente rociar la madera, las sustancias no llegan a profundidad, por ende, no arranca el problema de raíz, aún así puede ser un buen comienzo.

4. Utilización de nemátodos

Es un método desarrollado para control de plagas, que consta de la introducción de un gusano microscópico que funge como parásito, afectando las larvas de las termitas, evitando su desarrollo y por ende, su propagación. Este método debe ser aplicado preferiblemente por profesionales en exterminación de plagas.

 

Te puede interesar: ¿Qué tipos de larvas podemos conseguir en la despensa?

 

Puedes leer: ¿Cómo hacer un control de plagas casero sin afectar mis alimentos?

 

Las plagas de termitas son difíciles de controlar con métodos caseros, por lo que se recomienda recurrir a expertos en el área de control de plagas para así evitar una reaparición meses después de “controlar” la invasión. Sin embargo, estos consejos te pueden funcionar como forma de evitar la propagación.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA