El veneno para polillas, al igual que cualquier otro veneno, debe ser manejado con sumo cuidado, ya que como su nombre indica, puede ser muy tóxico, y el lugar donde suele emplearse es un espacio sumamente delicado: la despensa, ya que aquí donde reposan los alimentos con que nos alimentamos nosotros mismos y a nuestra familia, por lo que es bueno cuestionarse si estos productos son una buena alternativa para tomar acciones contra esta plaga.

Veneno para polillas: lo que debes saber

En oportunidades anteriores hemos hablado sobre formas y maneras de prevenir y eliminar las polillas y sus huevos, cómo limpiar la despensa correctamente, desinfectarla e incluso hacer una desinsectación adecuadamente. Aún así surge la siguiente interrogante: ¿el uso de veneno es recomendable? A continuación aclaremos algunas dudas frecuentes.

Venenos para polillas

Antes de avanzar, primero debemos tener claro cuáles son los venenos de polilla. Existen insecticidas especiales para matar polillas y larvas, pero además de ello también se usa naftalina o alquitrán, aunque generalmente esta opción es para un tipo de polilla que suele atacar los textiles.

Recomendaciones de uso

Aunque sea un producto especializado e indicado para matar polillas, estos insecticidas no dejan de ser venenos tóxicos que pueden afectarnos en diferentes medidas o causar reacciones alérgicas. Por ello si decides utilizarlo, toma precauciones y asegúrate de que no hayan productos ni alimentos dentro de la despensa al momento de rociarlos.

Te puede interesar: Desinsectación segura de la despensa: ¿cómo hacerlo?

Importante considerar

El empleo de veneno para polillas dependerá de ti, en si lo consideras estrictamente necesario para erradicar de manera definitiva las polillas y sus larvas. Sin embargo, es necesario que sepas que no basta con aplicar insecticidas, también es sumamente indispensable hacer una limpieza y desinfección profunda de la despensa, especialmente para retirar restos de veneno que puedan afectar tus alimentos.

Otro dato importante a tener en cuenta, es que debemos lavar correctamente los alimentos que pudieran verse afectados, ya que de estar contaminados, puede hacer volver el problema.

Por último, pero no menos importante, es el almacenamiento de alimentos vulnerables a estas plagas. Aunque hayas aplicado veneno, las polillas pueden regresar con el tiempo e infectar productos que no estén debidamente resguardados, para ello, mételos en frascos herméticos, preferiblemente de vidrio. Por otra parte, no dejes empaques abiertos que puedan ser tomados por estos desagradables bichos.

Alternativas al veneno para polillas

Si prefieres no utilizar venenos con químicos que podrían ser peligrosos, recurre a elementos que funcionen como repelente natural contra las polillas, como el laurel, cedro, eucalipto, cáscaras de naranja y limón, bolsitas preparadas con especias (lavanda, clavo de olor, pimienta negra, etc.), e incluso puedes utilizar viruta de lápices.

Puedes leer: Plagas de polillas: X formas de  prevenir su aparición.

Protege tu hogar con Cuido mi Despensa

En Cuido mi Despensa nos esforzamos por brindarle a nuestros lectores los mejores consejos y recomendaciones para mantener su despensa y hogar en general protegidos de todo tipo de plagas, como las polillas y sus larvas. Por eso los invitamos a visitarnos frecuentemente y así conocer las novedades que publicamos con mucho cariño.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA