De seguro que en más de una ocasión te han quedado restos de comida del almuerzo. Es muy común que a veces calculemos mal las porciones y que sobren alimentos. Hay quienes desechan las sobras, sin embargo, esta acción se suma al desperdicio de los alimentos.

En este nuevo artículo de Cuido Mi Despensa te compartimos consejos para que le saques un mayor provecho a aquellos restos de comida que quedaron del almuerzo o la cena. 

¿Cómo aprovechar los restos de comida?

Una de las preocupaciones del hogar es aprovechar los alimentos al máximo. Es que nadie quiere botar la comida, pero a veces cuando sobra no sabemos qué hacer con ella. La buena noticia es que siempre se pueden utilizar para crear otro plato delicioso e innovar en sabores. 

Es una práctica muy común reelaborar platos de comida con las sobras. ¿Recuerda el pastel de sobras que prepara la mamá de Malcolm para la cena? Quizá en la serie resulta jocoso, pero es una muestra de cómo en los hogares quienes están principalmente a cargo de la cocina idean formas para no botar los alimentos que quedaron en la olla. 

¿Sabes cuánta comida es desechada?

El desperdicio de alimentos es un tema de preocupación a nivel mundial. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), el tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se desperdicia, sea por un mal empaquetamiento y/o almacenamiento como por el mal uso de ellos. 

Es responsabilidad de todos hacer algo para evitar que la comida termine en la basura y rellenos sanitarios. Puedes hacer algo para aprovechar al máximo los restos de comida, evitando así que se desperdicie una de las principales fuentes que necesitamos para sobrevivir. 

Consejos para no botar la comida

No hay necesidad de desperdiciar la comida. Solo debes tener creatividad para armar un nuevo plato y también precaución para almacenarla de forma correcta. Esto último es muy importante, puesto que no todas las comidas son aptas para congelar y tampoco pueden pasar mucho tiempo en el refrigerador, mucho menos a la intemperie. 

Si no sabes qué hacer con la sopa, el arroz o las legumbres que quedaron del almuerzo, no te preocupes, pues aquí te daremos una serie de consejos para aprovecharlos al máximo. 

1. Restos de arroz, fideos o papas

¿Hiciste un paquete entero de tallarines, demasiado puré o arroz, pero tus comensales estaban con poco apetito, no llegaron a comer o simplemente hiciste más de la cuenta? No te preocupes, pues con estos alimentos puedes crear un nuevo plato. 

Con ellos puedes crear mini tortitas, budines o pasteles salados, dándole un nuevo sabor a tu comida del próximo día. Los puedes integrar con carne, pescado y verduras. También puedes hacer una rica ensalada acompañada de vegetales. Solo preocúpate de almacenarlo en el refrigerador en un recipiente hermético o en la misma olla tapada. Al otro día, ya con la receta clara, sácala del refri y ponte a hacer un nuevo plato de comida. ¡Te encantará el resultado!

2. Me sobraron legumbres, ¿qué hago?

Si pusiste a remojar legumbres, pero luego te das cuenta de que es demasiado, tenemos una solución. Cuece todas las lentejas, garbanzos o porotos que dejaste remojando solos, sin ningún ingrediente. Cuando estén blandos saca la porción que cocinarás y el resto resérvalo. Espera a que se enfríe y llévalo al congelador con un poco del caldo de la cocción. Así tendrás para los próximos días una reserva de legumbres que podrás usar para hacer humus, hamburguesas o guisos. 

En caso de haber preparado la comida, puedes guardar lo que sobre en un taper y llevarlo al congelador. Así tendrás un plato de comida para aquellos días en que no alcances a cocinar. Recuerda que la comida congelada dura hasta por un mes.

3. Sobras de verduras y frutas

Si te percatas que pelaste una zanahoria de más o que simplemente picaste demasiadas verduras, puedes guardarlas en un taper hermético en el refrigerador. Te pueden durar hasta tres días en la nevera.

Si es verdura que ya está cocida, te sugerimos integrarla a una sopa o bien hacer una rica crema. También puedes añadirlas a un guiso. Esto te facilitará un poco el trabajo para hacer la comida del día siguiente. 

Para la palta que sobró de la once o la manzana y plátano que quedaron del postre, te sugerimos guardarla en un taper y añadir unas gotitas de limón, así no se oxidarán. 

También puedes preparar licuados y smoothie con la fruta y verduras que están pasando su etapa de maduración o que quedó del postre o merienda. 

4. Carnes y pescados

En Chile tenemos la costumbre de preparar uno de los platos más deliciosos: el ajiaco. Este se prepara con las sobras de los asados, que junto con verduras y caldo forman una comida deliciosa.

En el caso del pollo puedes preparar una deliciosa pasta ave-pimentón o integrarlo a una ensalada. Con el pescado también puedes preparar un rico caldo acompañado de arroz o fideos y verduras.

5. Platos de comidas

La verdad es que comer dos días seguidos un mismo plato de comida no tiene nada de malo. Es más, hay quienes aseguran que las cazuelas, carbonada o porotos con rienda son más ricas añejas. Si quieres comer tu preparación el día siguiente, asegúrate de guardarla en el refrigerador, sea verano o invierno. Así, se conservará en buen estado. 

Maximiza el provecho de tus alimentos

A nadie le gusta desperdiciar la comida, por ello te hemos compartido estos tips para que apliques en tu hogar. Con técnicas simples podrás innovar y crear nuevos platos deliciosos a partir de las sobras del día anterior. Procura siempre racionar tus alimentos y cocinar según el número de habitantes en tu casa.
Visita nuestro blog para conocer más consejos sobre cómo cuidar tus alimentos y tu despensa.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA