Las plagas de polillas suelen representar un verdadero problema para tu despensa y cocina en general, no solo por lo desagradable que son, sino también por lo difíciles de erradicar, llegando a invadir cada rincón de estos espacios, llegando incluso al techo, causando repugnancia y dejando inservibles algunos alimentos; por ello lo mejor que podemos hacer para evitar este dolor de cabeza, es prevenir su aparición y aquí te diremos cómo puedes hacerlo.

Recomendaciones para prevenir las plagas de polillas

Lo primero que debemos tener presente es que si ya has tenido este problema y no lo erradicaste correctamente, corres el riesgo de que vuelvan a aparecer. Por eso asegúrate de haberlo arrancado de raíz, sin dejar rastro alguno de larvas que puedan hacer que se repita un ciclo. 

Una vez que nuestra despensa y cocina estén saneadas nuevamente (o si has tenido la suerte de no enfrentar el problema), solo nos queda prevenir su aparición o reaparición, lo cual puede ser sencillo si pones empeño de tu parte.

1. Almacenamiento adecuado

Hay algunos alimentos que podrían venir contaminados desde el supermercado y traspasar el problema a otros productos vulnerables, extendiendo su presencia y fomentando su esparcimiento, por ello debemos almacenar algunos de los alimentos lo más adecuadamente. Entre los alimentos más susceptibles que tenemos que darle especial atención están el arroz y otros cereales, harinas y legumbres.

¿Cómo almacenarlos correctamente? Solo debes sacarlos de su empaque original y pasar el contenido a un frasco que cierre herméticamente, para lo que te recomendamos los frascos de vidrio, así las polillas que lleguen de afuera no podrán dejar sus larvas, y si el producto llegó contaminado del supermercado, no podrá pasar a otros productos dentro de la despensa.

2. Cuidado con lo que compras

Revisa minuciosamente cada producto que metes en el carrito de compras la próxima vez que estés en el supermercado. Como se mencionó en el punto anterior, aquellos empaques ligeramente rotos o abiertos, son potencialmente riesgosos, ya que pueden haber sido receptores de algunas plagas que trasladarán a tu casa y con el tiempo, podrían ser tu dolor de cabeza.

3. Aleja las polillas del interior de tu hogar

Las polillas suelen entrar en nuestros hogares para causar verdaderas invasiones, especialmente en los calurosos días de verano. Por eso, una forma efectiva de prevención, es alejarlas del interior de la casa, usando repelentes que las ahuyenten y eviten su paso hacia la despensa.

Algunos elementos que puedes emplear como repelente natural son la lavanda, las cáscaras de limón o naranja, clavos de olor, incluso el cedro. Ponlos cerca de puertas y ventanas que den al exterior, y por supuesto, cerca de la despensa y otras áreas alrededor de la cocina.

4. Limpieza e higiene

La limpieza e higiene es fundamental para evitar plagas de todo tipo, no solo de polillas. No dejes restos de comida que puedan atraer a estos indeseables inquilinos, ya que ello será como una invitación a establecerse. Al decir que debemos evitar dejar restos de comida, no solo nos referimos a comidas cocidas, sino también a alimentos crudos que puedan derramarse mientras cocinamos. Así que mantén todo limpio y en orden.

Te puede interesar: Polillas: ¿Cómo prevenir su aparición en la cocina?

Puedes leer: Tips para prevenir la aparición de la polilla en tu despensa.

Evita las plagas de polillas con Cuido mi Despensa

Nuestra misión es ayudar a las familias chilenas a mantener la higiene y cuidado de su despensa, ya que allí se resguardan los alimentos que diariamente se sirven en la mesa, por eso les brindamos consejos y recomendaciones, para mantener estos espacios libres de plagas. Visítanos constantemente y mantente al tanto de nuestras publicaciones.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright 2018. Todos los Derechos Reservados. Desarrollado por AGENCIA DIGITAL CEBRA